Skip to content

El Escudo

Además de las banderas, hay otros símbolos o elementos visuales que representan a pueblos, naciones Escudo Galiciaasociaciones, villas, ayuntamientos, apellidos o grupos familiares. Son señales mucho más próximos a la realidad que designan del que lo están las banderas. Tal es el caso de los escudos.

Galicia cuenta hoy con un escudo oficial, como a través de estas páginas luego describiremos. Pero históricamente nuestro escudo presenta unas particularidades muy complejas, por convivir en el trascurso de los siglos múltiples variantes o propuestas a partir de un elemento sustancial que casi siempre se mantuvo inalterable: un cáliz o copón.

Desde muy antiguo (tal vez desde el siglo XIV), nuestros artistas, diseñadores y pintores sintieron la necesidad de representar Galicia, de manera simbólica, por medio del dibujo y de los colores. El problema estuvo en que cadaquén procedió individualmente, obedeciendo las pautas del que él consideraba más hermoso, y esto contribuyó a desvirtuar y a complicar la unificación de la obra resultante. A cuyo objeto incluso estamos en presencia del símbolo más diversamente interpretado que tiene Galicia.

No es nuestro propósito relacionar aquí la denominación concreta de las partes de un escudo, tema del que se ocupa específicamente la ciencia heráldica. Se trata en este caso de dar una idea de como es nuestro escudo y del que representa. Como ya venimos, casi todas las variantes tienen algo en común: la presencia de un cáliz con patena en su centro. Suene llevar también en el extremo superior una corona. A partir de este escudo simplificado y sencillo que muestran las imágenes, el campo pode llenarse y complicarse mucho más. Vamos a ver todo esto poco a poco.

Historia Escudos Galicia

 

El hecho de que en el centro aparezca un cáliz, nos hace pensar en los orígenes religiosos de este escudo y en vincularlo de modo muy concreto la leyendas referidas al milagro del Cebreiro (en la montaña de Lugo) o a misterios como lo del Sacramento. Con el paso del tiempo (nunca antes de los siglos XVI y XVII), al pie del cáliz fueron apareciendo cruces (primeramente seis y después siete), asimismo de origen religioso, como pode apreciarse en la serie de los escudos.

La más antigua referencia conocida por nudos del escudo de Galicia aparece en uno manuscrito conservado en la Biblioteca del Escorial. Figura allí una breve descripción del Reino de Galicia y de la gente que lo habita y, a pie de texto, un dibujo pobre y rudimentario que representa el blasón de Galicia en forma de copón.

Como copón o cáliz se reproduce también, junto a otros emblemas, en una publicación alemana del año 1518.

Asimismo, representando un cáliz de oro, se incorpora en otra obra alemana de 1555, con múltiples escudos europeos.

En un libro de heráldica editado en Lyon en 1581, aparece nuestro escudo con un copón al centro y el campo sembrado de cruces, seis de ellas completas y bien perceptibles.

Y en la segunda edición de la Enciclopedia francesa de Diderot (1782), sobre una bandera blanca de Galicia, se reproduce un cáliz acompañado de seis cruces, tres por cada lado.

Por su singularidad, hay que hacer mención de un escudo real grabado en piedra procedente de una casa desaparecida de la Plaza de San Fernando en la ciudad de Tui, blasón que hoy se conserva en un lateral del claustro de aquella Catedral. Fecha de los comienzos del siglo XVIII. Trae el escudo incorporadas en su centro, en lugar preferente, las armas propias del Reino de Galicia: un cáliz sumado de hostia, corona y cruz en jefe. Debido la este uso histórico, también en el escudo real de España hoy vigente debe ser incorporado, centrando el campo, el blasón de Galicia en cualquier acto oficial en el que se exhiba.

En la opinión de los heraldistas, ciertas cruces del campo acabaron representando, en el transcurso de la historia, las antiguas provincias del Reino de Galicia (Santiago, Lugo, Ourense, Tui, Mondoñedo, Betanzos y A Coruña), prácticamente todas de carácter marcadamente religioso por su condición episcopal. En algunas ocasiones, estas cruces pueden aparecer transformadas en vieiras, símbolo santiaguista. En cualquiera de los casos, la colocación habitual de estos siete elementos es la siguiente: tres la cada lado y una en la parte superior del cáliz.

Nos véselos escudos eran incluso frecuentes varios elementos figurativos más, como la cruz de Santiago, la presencia de leyendas y de ángeles y otros motivos ornamentales diversos. Esto es debido tanto al afán de los artistas por llenar el campo como la preocupaciones ideológicas diversas, mas siempre dentro de una idea general de enaltecer Galicia. Luís Amado Carballo, como por ejemplo, quiere ver en las siete cruces del escudo otras tantas estrellas en un su juego poético.

Siete estrellas, como palomas que retornan a su palomar?

Leyendas o léemelas cómo "Hoc misterium firmiter profitemur" y "In hoc misterium fidei profitemur", en latín, como las de casi todos los escudos, fan referencia clara al motivo religioso del cáliz. En la propuesta hecha por Castelao en los años treinta de cambio radical de nuestro escudo, figura te eres lema de signo libertador para los gallegos: "Antes muertos que esclavos". Algunos de los elementos de este escudo fueron hoy incorporados al emblema o distintivo del Consello da Cultura Gallega.

El escudo de Galicia hoy oficializado y adoptado ( junto con la bandera y el himno ) por la máxima institución que representa la todos los gallegos contaba ya en el pasado con la aprobación de la Real Academia Gallega. Se trata sin duda del que con más frecuencia fue reproducido. Trae, en campo de azur, un cáliz de oro sumado de una hostia de plata y acompañado de siete cruces recortadas del incluso metal, tres la cada lado y una en el centro del jefe. Al timbre, corona real, de oro.